Gracias a Apple llega la democratización de la carga inalámbrica

Poco a poco la carga inalámbrica se ha ido haciendo un hueco entre la gama alta de smartphones del mercado, y a partir de ahora poco a poco también se irá extendiendo a las demás gamas. Su comodidad es indudable, y además eliminamos un factor de riesgo en el terminal, pues el conector microUSB/lightning es uno de los elementos que más problemas da en un smartphone.

Ahora tan sólo falta que el mercado democratice las superficies de carga inalámbricas, algo que sin duda alguna ocurrirá a lo largo del próximo año 2018 ya que Apple ha abierto la veda con el lanzamiento de sus tres últimos terminales al mercado, el iPhone 8, el iPhone 8 Plus y el iPhone X. Pronto veremos estas superficies en la mayoría de hoteles, restaurantes, aeropuertos o incluyo medios de transporte de medio mundo. Es una cuestión de tiempo que todos los fabricantes de smartphones desarrollen sus telefonos con esta tecnología.

Cómo funciona la carga inalámbrica

A grandes rasgos, la carga inalámbrica funciona mediante inducción electromagnética. Lo que se hace es transferir electricidad a través de las ondas. Se envían desde el cargador mediante una bobina de cobre (que a su vez debe estar conectado a una toma de corriente eléctrica o a un batería) y se recibe en el teléfono móvil con otra bobina del mismo tipo.

El tipo de inducción es electromagnética y no por resonancia, lo que es clave: esto quiere decir que se necesita contacto entre el teléfono móvil y la base de carga. Es como la base de carga de nuestro cepillo de dientes. Porque, efectivamente, los cargadores mediante inducción no son nuevos: es una tecnología muy madura.

El principio físico tras la inducción electromagnética es super sencillo: se convierte la electricidad en un campo magnético que es enviado al teléfono mediante ondas, y este, por supuesto, recibe ese campo magnético que es transformado de nuevo a electricidad.

Ventajas de la carga inalámbrica

  • Fácil y rápido de usar: ‘Adiós a los molestos cables’, ya no te tienes que preocupar de llevar el cable encima o de quitar enredos, lo único que tienes que hacer es poner el móvil en la base de carga y listo. Resulta mucho más rápido y sencillo.
  • No se daña el cabezal: Una de las cosas que suele suceder es que cuando conectamos el cargador por el microUSB/lightning no le prestamos mucha atención si estamos siendo sutiles o no. Algo que con el tiempo pasa factura y terminamos con el conector de carga dañado, haciendo que no podamos cargar la batería. Esto no ocurre con una carga inalámbrica y por ende, no únicamente no dañamos el conector sino que además nos ahorramos dinero que gastaríamos arreglándolo.
  • Teléfono siempre cargados: Suele pasar que siempre dejamos el teléfono en el mismo lugar. El mecanismo es muy simple, ponemos el dock de carga ahí mismo y dejamos el móvil como siempre, pero cargando.
  • Carga cualquier móvil: La gran mayoría de terminales de gama alta disponen de carga inalámbrica incorporada, y aquellos que no la traen de serie pueden usar receptores (accesorios como llaveros o fundas Qi) que permiten cargarlos sobre las bases de carga inalámbrica.
  • Bajo precio: Otra de las ventajas de este servicio es la baja inversión que se debe realizar para conseguir este tipo de tecnología, el precio es similar al de un cargador convencional.

Business Intelligence y análisis de datos en tiempo real

Aquí es donde entra en juego Chargy Technologies, compañía que lleva más de un año invirtiendo recursos en I+D+i para desarrollar un producto único y diferencial que no solo ofrece carga inalámbrica, sino que ofrece también WIFI, Bluetooth o NFC entre otras tecnologías. CHARGY se posiciona en el mercado como una potente herramienta de Business Intelligence que recopila y analiza datos en tiempo real a través de la carga móvil inalámbrica. La ‘tecnología patentada‘ de CHARGY está siendo altamente demandada por grandes multinacionales de nuestro país y de otros países que han visto el enorme potencial que ofrecen nuestros dispositivos ‘Chargypoints‘.

Vivimos en una sociedad en la que los datos se han convertido en el nuevo petróleo del siglo XXI, pues ahora el valor está en el impacto que tienen esos datos en las decisiones, y gracias a CHARGY esas decisiones pueden ser tomadas en tiempo real. 

A lo largo de los próximos meses veremos un BOOM en las ventas de bases de cargas inalámbrica en todo el mundo, que serán eso, simples bases de carga que no servirán para nada más, solo para cargar el móvil, sin embargo CHARGY ofrecerá un abanico de oportunidades inimaginables a los usuarios de todo el mundo gracias a las nuevas funcionalidades que aún nos quedan por anunciar… 🙂

arrow_back Anterior
Compartir